Volver al inicio del blog

LA GENERACIÓN DEL MILENIO Y LA MANO DE OBRA DE FABRICACIÓN

14 abril 2017

LA GENERACIÓN DEL MILENIO Y LA MANO DE OBRA DE FABRICACIÓN

Probablemente haya oído hablar de ellos: La generación del milenio. ¿Quiénes son? Corresponden a la cohorte demográfica que sigue a la Generación X, nacidos entre principios de los años 80 y principios de los años 2000.

¿Qué impacto tienen en la industria de la fabricación? En los próximos años, la generación del milenio se convertirá en la mayor mano de obra disponible para los fabricantes, a medida que se jubilen los trabajadores de edad. Y esos trabajadores experimentados se están jubilando masivamente: 80 % de la mano de obra de fabricación se compone de la generación de la explosión demográfica con edades entre 45 y 65 años. Solo en los Estado Unidos, diez mil personas de la generación de la explosión demográfica se jubilan cada día.

¿Amenaza? No ¿Oportunidad? Definitivamente. Con innovaciones tales como la robótica de alta tecnología y la automatización de la línea de producción, cada vez más comunes en las plantas, los fabricantes tienen una enorme oportunidad de beneficiarse de la contratación de personas conocedoras de tecnología que pertenecen a la generación del milenio. Estas personas de 20 a 30 años crecieron a la par con la tecnología y se adaptaron al rápido ritmo en el que las nuevas innovaciones evolucionaron en otras incluso más nuevas.

Como es lógico, la generación del milenio prefiere trabajos de fabricación que posean componentes tecnológicos. Si trabajan en una planta, ellos prefieren controlar un robot servoaccionado que realizar un trabajo repetitivo, como poner una bolsa en un conducto en una ensacadora manual. En consecuencia, con el fin de prepararse para los 2 millones de empleos de fabricación vacantes en 2025 que predicen algunos investigadores, las empresas deben considerar cómo atraer a la generación del milenio para contratarlos. Una manera para garantizar que los fabricantes puedan hacer esto es introducir la robótica y la automatización en sus líneas de producción. De esta forma, mientras la marea entrante de jubilados de la generación de la explosión demográfica puede parecer aterradora en este momento, esta situación es realmente una oportunidad para que los fabricantes consideren las ventajas que ofrece la automatización.

La introducción de la robótica y la automatización en su línea de producción puede ser la mejor manera de aprovechar el cambio demográfico hacia la generación centrada en la pantalla. Esto se produce porque la introducción de la automatización crea nuevos cargos de “alto valor” que son más atractivos para la generación del milenio. Para ellos, los trabajos que implican ingeniería, tecnología y robótica son atractivos. Las empresas que quieran evitar la inminente escasez de trabajadores de planta podrían pensar en invertir en el área de la robótica y contratar trabajadores de la generación del milenio para que la administren.

Este fenómeno no solo afecta a los Estados Unidos. Los principales países fabricantes, como China, India, Tailandia y Brasil, están empezando a sentir el impacto de la presencia de la generación del milenio. Miles de empresas de todo el mundo están enfrentando esta situación y están tratando avanzar hacia la época de la automatización. Si algunos de ellos eran reacios a considerar la robótica en primer lugar, este cambio en la composición demográfica proporciona un incentivo para dar el paso hacia la automatización.

En el último año, muchos estudios han demostrado que los empleos en el sector de la fabricación no son los más atractivos para la generación del milenio. La razón es bastante simple: Cuando la generación del milenio piensa en la fabricación, no están pensando en un entorno de alta tecnología. Ellos piensan en un entorno sucio y en trabajos repetitivos y físicamente difíciles. Sin embargo, con la introducción de la automatización en un número cada vez mayor de fábricas, existen muchos trabajos en ingeniería, robótica, tecnología, investigación, desarrollo y tecnología de la información (TI) que esperan a la generación del milenio en el corto y largo plazo. El principal impulsor de la fabricación moderna proviene de la era de la Internet industrial de las cosas (IIOT, por sus siglas en inglés), la que se describe como industrias y plantas que utilizan datos y tecnología para dar mayor eficiencia al trabajo.

La industria mundial de la fabricación también ha experimentado una expansión importante durante la última década. La industria está evolucionando a un ritmo rápido. Esto exige que un fabricante se ajuste constantemente, debido a la cantidad de factores que influyen. Este importante crecimiento va acompañado de la necesidad de más trabajadores calificados y experimentados que puedan contribuir a la expansión del sector y a satisfacer la demanda. Desde la recesión económica hace varios años, el sector de la fabricación posee uno de los mayores déficits de competencias de toda la industria.

¿Están dispuestas las empresas de fabricación a aceptar el doble desafío de un déficit de competencias y un cambio demográfico? Mientras que algunas empresas ya cuentan con un plan para enfrentar el desafío, el 65 % de los fabricantes no tiene ningún plan para sustituir a la generación de la explosión demográfica que se jubila en sus plantas. Para algunos de ellos, los avances tecnológicos en las plantas están alejando los trabajos de los trabajadores. No obstante, como se dijo antes, en realidad es lo contrario. Por medio de la introducción de la automatización para trabajos repetitivos y peligrosos, algunas empresas ofrecen a los miembros de sus equipos la oportunidad de buscar trabajos que requieran algo más que solo trabajo físico. Esto beneficia a los trabajadores, puesto que les permite obtener competencias más diversas en otros sectores. De esta manera, los robots se encargan del trabajo duro para que los trabajadores puedan centrarse en tareas más gratificantes.

Desde un punto de vista realista, operar tecnología robótica en la industria de la fabricación exige más capacitación. Según lo que declaró el Instituto de Fabricación, los fabricantes deben tomar más medidas para desarrollar sus talentos. Las empresas ya no pueden esperar por una mano de obra educada. Ellas deben comenzar a capacitar a la próxima generación de talento en fabricación ahora.

El sector de la fabricación, que está en constante evolución, ofrece grandes expectativas. Cada generación, cada década, experimenta sus propios desafíos. La nueva era de trabajadores traerá otros desafíos a los que las empresas tendrán que adaptarse con rapidez para mantener su posición en la industria. En el largo plazo, la introducción de soluciones automatizadas en las plantas evolucionará en máquinas que colaboren con los humanos, en lugar de reemplazarlos. También se producirá una mayor participación en el lugar de trabajo y un empleo más sano y gratificante para los trabajadores mediante la creación de puestos de trabajo creativos y desafiantes.

Siguiente artículo